La transformación del sector de la construcción es esencial para combatir el cambio climático