Las mayores fortunas del mundo junto con 20 países colaboran para impulsar las energías limpias